21 enero 2010

Con sangre entra

Un músico compró por 6.550 pesetas un piano para su hija, pero murió ésta, y él vendió el piano por 4.825 ptas. ¿Cuánto perdió?
VER PÁGINA COMPLETA
¡bach!... 1725 pesetas... diez leurillos de nada... teniendo en cuenta lo que se ahorró con la muerte de la niña en colegio, ropa, comida...

La madre de Frasquito le decía a menudo: "No te acerques al estanque; apártate de los coches; no pegues al perro; no molestes a nadie; escucha a tu profesor". Todo le entraba por un oído y le salía por el otro; pero cierto día le cogió la rueda de un coche y le machacó una pierna. Hubo que cortársela y él tuvo que andar en adelante con muletas.
VER PÁGINA COMPLETA
la cabeza le tenía que haber machacado al niñato... que además, seguro...
¡¡¡ usaba chuletas en los exámenes !!!...

a la venta en su kiosco habitual
cenutrios en serie... el engendro logsiano ha tomado conciencia de sí mismo y se autoprotege... en la época de la sostenibilidad el mariconismo está llegando a unos límites insostenibles... no hay criterio...

7 comentarios:

eres_mi_cruz dijo...

chuletas hemos hecho todos...
se llevaban en silencio como las almorranas... pero macho...
si te cogían... técnicamente la habías cagado...
agachabas la cabeza y te ibas a tu casa
lleno de oprobio... así aprendías...

Abel Ippolito dijo...

Joooooooooooder, menos mal que gracias a la España de Zapatero, estos libros grotescos e infames han dejado de existir. Viva sólo los politicamente correcto!!

eres_mi_cruz dijo...

llevas toda la razón, ippolito...
en la España de mi Zapa, esa niña y ese niñato seguirían vivos y enteros...

serían novios... y él conseguiría cariñosamente amenazándola con rajarle la cara... que ella vendiera su piano para pagarle la gasolina del bugata-tuning con el que hace ruido día y noche por los barrios pijos...
el padre de la niña habría muerto de un disgusto y la madre del niñato habría muerto atropellada por su hijo un día que lo esperaba para comer... era su cumpleaños... el niñato se dio a la fuga como Farruquito...

pero el destino está escrito...
con el tiempo la niña morirá a manos del niñato en un ataque de cuernos... lo que se conoce en la España de Zapatero como violencia machista...
el niñato se cortará la pierna él mismo en una apuesta en prisión... y morirá sodomizado por un recluso nigeriano... ilegal pero empadronado...

Glauca María dijo...

Te copio... ¡¡¡ No hay criterio!!!

La gata Roma dijo...

Aún no me explico como aquella idiota de sexto fue tan idiota como para creer que no la pillarían con aquel chuletón de Ávila… ¡escribió todo en la mesa! Desde luego no era una de esas de la LOGSE verde clarita, yo estaba en un colegio pre todo y teníamos pupitres marrones.
Yo es que no era muy de chuletas, el esfuerzo que requiere hacerte una suele equivaler a estudiar… O estudiaba o iba a ver que me soplaban… En ciencias si que alguna vez me apunté una fórmula, una cosilla inocente vamos, que con tanta letrica y signo + y – no había quien se quedara con la copla….
En fin, se bajaron los pantalones, aunque a mí me habría gustado probar este sistema: sujeto copia, sujeto apercibido de tal es llevado a un consejo especial formado por profesores y alumnos… jojojojojo ¿qué alumnos son los que suelen formar parte de esas cosas? No precisamente los que copian… le iban a dar candela a los niños malos de la última fila… si en el fondo lo de que te echen del exámen es el mal menor…

La gata Roma dijo...

Por cierto, tengo un manual de Educación para la Ciudadanía a la manera del tito Paco que nada envidia sus problemas de niños muertos y cojos…

eres_mi_cruz dijo...

glaucamaría, aunque te cogiera desenrollado una chuleta del porta rollos del váter atornillado debajo de la mesa... miraría para otra parte y siempre te pasaría la mano...
recuerda lo de las preposiciones: a quién, para quien, por quién... cabe quién, so quién...
¿no es éso tener criterio?...

gata... los únicos que siempre dieron, dan y darán candela son los niños malos de la última fila... generalmente con resultado de dos gafas rotas a cero...
la delación y el colaboracionismo siempre estuvieron muy mal vistos... acuérdate del pobre Elia Kazan...