19 marzo 2014

El romano del Buen Fin con el pergamino reliao

mis fotos setentoides en caja reglamentaria de lata...
cada año y bien entrada la Cuaresma, me refugio en el blanco de San Antonio de Padua... traspaso la sublime abstinencia de sus muros y paseo por sus huertas, junto a la muralla, hasta el postigo trasero del convento por donde se sale al Patín de las Damas... allí, en el ensueño de mi Semana Santa, me espera la tapia de Torneo... su imagen caleidoscópica hipnotizó a este niño pepito setentoide, en cuyo imaginario siempre estuvo el romano del Buen Fin con el pergamino reliao...

el romano del Buen Fin con Agfamatic Pocket y manita de photoshop...
la infancia de un capillita sano no son grandes devociones ni profundos pensamientos... en la aparente superficialidad de las imágenes captadas con mi Agfamatic Pocket con flashcube, regalo de primera comunión, hoy soy capaz de ver la primera mano, la imprimación necesaria sobre la cual asentaron cientos y miles de sutiles sensaciones... el fundamento colorista y setentoide de mi capilleo sano, en el que siempre tuvo un papel protagonista el romano del Buen Fin con el pergamino reliao...

la portada "censurada" de ABC (1972) y la esquela en el pograma de 1998...
desde aquel 29 de marzo de 1972, veinticinco veces repitió su frase lapidaria... Don José, listo de papeles... allí estuvo Serrano para captar el momento y ahí la llevó el de Arimatea, con dignidad y anatómico cuidado para no dar carnaza a las fuentes apócrifas de los mentideros cofrades... menuda guasa la del romano del Buen Fin con el pergamino reliao...

en la magnífica exposición "Buen Fin, pasado, presente y futuro de una hermandad franciscana", perteneciente al Círculo de Pasión organizado por el Mercantil, capillitas silbadores y público en general pudieron admirar una surtida muestra de enseres, mementos y otras memorabilias de esta que, por muchas razones, para un servidor es una de las hermandades imprescindibles de nuestra Semana Santa... allí estaban la coraza, la espada y el casco de escoba del icono de mi infancia, batidos, repujados, puntillados y acabados con primor en los talleres de Seco Velasco... echo de menos aquellas figuras de Álvarez Duarte para el misterio del Buen Fin... a María Magdalena, Nicodemo, José de Arimatea y, por supuesto, a ese pedazo de romano del Buen Fin con el pergamino reliao...


HEMEROTECA: There's always something to remind me

2 comentarios:

eres_mi_cruz dijo...

el regalo estrella de las primeras comuniones de los niños setentoides... la Agfamatic Pocket con la que se imprimaron muchos capillitas silbadores... vamos a por vosotros i-cofrades tuiteadores...

L. N.J. dijo...

http://youtu.be/32fiotKe3uY