11 abril 2014

Un long play para Berjano


nada más terminar el pregón, o sea, con todos sus himnos, sus saludos, sus públicos y sonoros abrazos... recibo un whatsapp... un capillita silbador, que fuera grado 11º del capilleo sano, Ilustre Orden de la Cruz Roja, hoy desertado, para más señas, mi hermano... me manda unas fotos del cassette de Marchas de Semana Santa editado en 1974 por Discos Columbia... Berjano ha enumerado de carrerilla y en orden de reproducción las ocho marchas esenciales del capillita silbador, a saber:

CARA 1
NUESTRO PADRE JESÚS DE LAS PENAS (A. Pantión)
VIRGEN DE LAS AGUAS (S. Ramos Castro)
AMARGURA (M. Font de Anta)
NUESTRO PADRE JESÚS (E. Cebrián)
CARA 2
JONE (Petrolla)
ESTRELLA SUBLIME (M. López Farfán)
NUESTRA SEÑORA DEL VALLE (V. Gómez Zarzuela)
ROCÍO (Manuel Vidriet)


enunciadas así y a los oídos de tantísimo i-cofrade, sonaron como el Ezequiel 25 17 recitado por Jules Winnfield a cualquier delincuente de poca monta... la llegada del Dies iræ y los siglos reducidos a cenizas ante David y la Sibila... llevaban semanas preparado tuits y artículos para responder a la cólera del hombre recto, el pastor descubridor de los niños perdidos, sólo éso esperaban... y se quedaron completamente en blanco ante el acto de redención de un cofrade al que sólo guiaba la cruz...


el whatsapp de mi hermano era la señal... el momento de abatir columnas había llegado... aquellos a los que se les consintió el pantalón pirata acabaron sacando a la calle sus cofradías piratas y aquellos que trataron de introducir las nuevas tecnologías en las hermanadades hoy son puestos de vuelta y media en cualquier foro o red social... el capilleo sano es tan sólo tradición y está a salvo de todos ellos, depeche mode, modas pasajeras... la misión de los capillitas silbadores está cumplida... ajeno a esos mundos virtuales y como hace más de medio siglo, Nuestro Padre Jesús de las Penas volverá a sonar en el órgano del Salvador... sea pues... el que pueda y sepa, que lo disfrute...

3 comentarios:

eres_mi_cruz dijo...

por una Semana Santa off-line...
en las casas, en las calles, en los templos...

del porvenir dijo...

Qué tiempos aquellos en que despedíamos el Jueves Santo comiendo "cocretas" (el pescao frito de losh tiesosh) en Molviedro esperando la mágica llegada de la Quinta Angustia o aquellas madrugadas de Sábado Santo, esta vez sí con pescao frito de verdad, despidiendo la vida misma en la casa Hermandad de La Paz mientras escuchábamos por la radio la entrada de la Trinidad.
No eran mejores eran los que nosotros disfrutábamos.

L. N.J. dijo...

Desde que te conozco, has hablado de la lluvia; este año, nadie llora. Los rayos del sol han salido para iluminar las calles, sus santos y a todas las personas que tienen fe. Mientras, la sangre de Cristo, corre por tu tierra.

Segundo Cantar...

3.

En mi lecho, por la noche, busqué al amado de mi alma;
le busqué y no le hallé.
Me levantaré, daré una vuelta a la ciudad;
por las calles y las plazas
buscaré al amado de mi alma...
Le busqué y no le hallé.
Me encontraron los centinelas,
que hacían la ronda por la ciudad:
"¿Habéis visto al amado de mi alma?"
Apenas los había dejado,
cuando hallé al amado de mi alma.
Le abracé, y no pienso soltarle
hasta no haberle llevado a casa de mi madre,
a la alcoba de que me dio luz.
Yo os conjuro, hijas de Jerusalén,
por las gacelas, por las ciervas del campo,
no inquietéis, de despertéis a mi amada,
hasta que ella quiera.