03 enero 2009

El efecto Savoy

El Savoy es al bizcocho de soletilla convencional la divina proporción... sus 17 centímetros son en relación a los 10 y medio de las marcas comerciales... exactamente la razón áurea...
es así pues medida armónicamente incontestable.
A diferencia de su pariente pobre que nunca actúa solo sino en compañía de otros... el Savoy constituye dosis diaria exacta y satisfactoria para desayuno o merienda... si bien es cierto que... y siempre en ausencia de tu mujer... más de uno cae fijo.

Pero la característica que hace al Savoy único en su especie es su isotropía... su carencia de envés... la falta de esa antiestética cara plana con agujeros... podríamos decir que cuando mojamos dos vulgares soletillas juntas... inconscientemente estamos inventando el Savoy.

Para los que aman esta ciudad, para los impertérritos paseantes que buscan y rebuscan... es posible que Manuel Jesús Roldán no pensara en estas cosas... que sólo sea un fruto coherente con su exquisito gusto para las bufandas, pero... su “Almanaque de Sevilla”... Editorial Jirones de azul... 281 x 187 milímetros... 390 páginas verso recto empezando por el principio y 390 recto verso empezando por el final...
consigue totalmente el efecto Savoy.

6 comentarios:

eres_mi_cruz dijo...

afortunadamente...
el único punto negro del libro...
coincide con la vorágine de la operación salida-retorno entre julio y agosto...

Dama dijo...

A mí me dio un alegrón cuando ví mi nombre. Casi me caigo, llevándome conmigo la mesa llenita de ejemplares de la Beta.
Un detallazo.

canalsu dijo...

Oye, es graciosa la ilustración de portada. Algo ancha para el Savoy teniendo en cuenta las proporciones que fotografías. No sé si, una vez mojado…

Glauca dijo...

¡divina proporción!

MaeseRancio dijo...

La nueva generación de "Menas y Salas"... na más que le falta unas gafas de pasta.

Rascaviejas dijo...

Es que he dudado para la foto...No sabía si ponerme la pajarita de Mena, su uniforme de la Cruz Roja y un bigotito fascistoide o la pose de Nicolasín escondiendo sus conocidas aficiones verderonas (no me refiero al fútbol). La verdad es que el libro salió grande en tamaño, aunque la comparación con el Savoy, aparte de honrarme profundamente, me crea los eternos dilemas masculinos en torno a los centímetros....en fin. No sé si Canalsú me creerá pero ya he probado a mojar el libro: mientras me hacían unas fotos (ya las verán, un horror, no estamos tan calvos...) para un periódico, nos cayó la del tigre en forma de lluvia. Y el ejemplar correspondiente se chafó allá por mayo... Ya dice un amigo mío que la cuestión es mojar...
Disculpen estas tonterías fruto del resultado final de mi equipo en el día de hoy. Yo sólo quería agradecer a Hércules y a Trajano, sin premio, esta entrada, de nuevo sobre las ricas telas de falserío aparecen un manjar y el frikismo en forma de libro de un sevillanito que vino al mundo para ser agradecido, hecho por el que a partir de ahora no sólo se santiguará delante de la parejita de hecho del arquillo sino que, quizás, avance de rodillas por la zona cual Fátima sevillano que atraiga el turismo que tanta falta nos hace. A todos un millón de gracias y ya saben que los espero en la presentación del próximo 20 de enero.

P.D. Amigo eresmicruz, yo le tenía preparado una foto con la merva tal y como no la ha visto casi nadie pero se la reservo para una tarde mayor gloria. Un abrazo